¿CÓMO UTILIZAR UNA CÁMARA A BORDO?

La cámara a bordo, o action cam, se ha convertido en un equipo imprescindible en la práctica deportiva. Ya no se esquía, se desciende en bicicleta de montaña ni incluso se camina ¡sin una cámara que grabe ese momento único! Pero, ¿cómo utilizar correctamente tu cámara a bordo para optimizar la calidad de tus vídeos? A continuación, te facilitamos algunas reglas simples para ayudarte en tus primeros intentos.

 

REGLA Nº 1: SUJETA FIRMEMENTE LA CÁMARA A BORDO PARA OBTENER IMÁGENES ESTABILIZADAS.

Las cámaras deportivas se venden con una serie de accesorios compatibles para sujetarlas en todos tus equipos. Casco, cabeza, manillar, cinturón torácico, barra, ¡existen para todos los gustos y deportes! Sus funciones son múltiples: permitir que la cámara filme el núcleo de la acción, obtener imágenes inéditas y estabilizar la cámara durante el desarrollo de la acción.

REGLA Nº 2: CONSIDERA CAMBIAR LA CÁMARA DE SITIO.

Si colocas una cámara a bordo en un casco durante todo el recorrido, la filmación resultará fácilmente monótona, sobre todo si deseas compartirla con tus amigos y familiares.

El cambio de lugar de la cámara, colocándola en la barra, el manillar o el casco (poniendo de nuevo el ejemplo de un recorrido en bicicleta), será una buena manera de obtener varios ángulos de visión y de mejorar el vídeo.

REGLA Nº 3: JUEGA CON LA RESOLUCIÓN DE TU CÁMARA A BORDO.

Pensadas para los deportistas en movimiento, las cámaras a bordo están diseñadas para ponerlas en marcha con un solo movimiento. Si tu cámara ofrece esta opción, cambia la resolución de 30 imágenes/segundo a 60 imágenes/segundo, antes de entrar en un paisaje espectacular o realizar una maniobra que te interese en particular.

El ojo humano no aprecia la diferencia a velocidad normal, pero la velocidad de 60 imágenes/segundo te permite realizar ralentíes al editar el vídeo.

 

REGLA Nº 4: CONECTA TU CÁMARA DEPORTIVA PARA UBICAR Y COMPARTIR TUS IMÁGENES.

Normalmente, las cámaras a bordo disponen de una conexión WiFi que permite conectarlas a un Smartphone para ver las imágenes en tiempo real. Se trata de una buena manera de verificar lo que estás filmando antes de compartirlo... o simplemente de controlar la cámara a distancia si has decidido colgarla del mástil de la embarcación en la que te encuentras, por ejemplo.

Si tu cámara a bordo dispone de una pantalla integrada, podrás ver la filmación inmediatamente después.

REGLA Nº 5: FILMA TU SESIÓN Y MUCHO MÁS.

A menudo, se piensa en filmar el conjunto de la actividad. Sin embargo, cuando llega el momento crucial del montaje, nos encontramos con una serie de imágenes muy similares... Por lo tanto, debes considerar filmar ¡antes, durante y después de la actividad deportiva! Por último, no dudes en obtener un pequeño programa informático de montaje gratuito. Suelen ser, por lo general, fáciles de usar y ¡te permitirán mejorar la dinámica y la estética de tus vídeos!

IR ARRIBA